Otra costumbre a la que recurren habitualmente los microtraficantes es cambiar sobre cuenta: se las deshabilita la misma uso o, lisa asi­ como llanamente, las borran ellos mismos Con El Fin De sostener la clandestinidad.