Por quГ© cada vez Existen mГЎs mujeres que le “huyen” al aprieto